«DE CHICO LLORABA POR BARCELONA; AHORA SOY SOCIO DE EMELEC»

A continuación replicamos una parte de la entrevista que le realizó Redacción Deportiva a Carlos Torres Garcés, quien fuera jugador y entrenador de Emelec. Él cuenta que en su infancia fue barcelonista, pero que con el paso del tiempo ya no solo es hincha azul, sino socio.

¿Qué me puede decir de la temporada 2006 cuando estuvo cerca de ser campeón con Emelec teniendo pocos recursos?

Es cierto, teníamos muy poco. En esa temporada el máximo galardón que nos daban era el descenso porque veían a un equipo que no tenía figuras, jugadores, recursos. Pero yo creía que Emelec si tenía buenos futbolistas, lo que no tenían era un proceso, metas, una organización desde la parte deportiva que venía de tumbo en tumbo, tuvo que asumir la presidencia el fallecido Ferdinand Hidalgo. Nos buscaron a nosotros y llegué sabiendo los problemas que había. Se pagaban sueldos muy bajos, creo que el más alto lo tenía Marcelo Elizaga, creo que lo más que ganó un futbolista de la categoría de Luis Miguel Escalada, Marcos Mondaini eran unos $3000, había salarios de $400, no llegábamos a $100000 por mes, ganábamos muy poco. Nos dijeron las cosas sin rodeos: profesor si usted quiere (acepta la propuesta) y sino aquí tenemos otro entrenador. Armamos un equipo competitivo. Contábamos con un buen equipo lo que teníamos es que éramos pobres.

¿Es cierto que alguna vez usted correteó a Armando Paredes en una concentración de Emelec?

No creo que no haya un equipo donde no hayan correteado a Paredes, era un jugador que tenía muchos problemas fuera del entrenamiento y esos los llevaba a la cancha. Lo intentamos ayudar, se convirtió en un jugador importante en nuestro esquema, tenía una visión de juego y certeza extraordinaria, le faltaba gol. Era un buen chico, no era malo, sufría de ansiedad. Cuando se jugaba un partido teníamos que ir a la concentración para alimentarse como lo debe hacer un deportista, nosotros estábamos pendientes de esto. Pero a Paredes no le gustaba hacer eso, porque después de los partidos hacía su esquema (planes), no sé qué tenía por ahí y un día se puso impertinente. Como cuerpo técnico nos quedábamos ahí en Samanes haciendo análisis y Paredes empezó a molestar que quería salir, que la mamá estaba enferma y empezó así. Daba la vuelta y me insistía y llegó un momento que me exasperó y yo tomé una silla del comedor y lo perseguí por todo el sitio, se la tiré, pero no le pegué eso fue un punto de inflexión y la situación cambió. Él ya había tenido esos problemas, a partir de ahí se convirtió en un modelo de chico.

¿Cómo era su relación con Marcelo Elizaga?

En principio fue duro, fue mala. El año anterior al que llegamos su entrenador había sido Jorge Habegger y nosotros llegamos con una serie de cosas distintas que ellos estaban acostumbrados a hacer, digamos que ya el arquero tenía que trabajar con nosotros y cuando ya lo había hecho ya tenía que ir con el preparador de arqueros, lo hacíamos trabajar en la parte aeróbica y a él no le gustaba eso. Decía yo quiero estar con mi entrenador de arqueros, yo sabía que lo necesitaba a él para mi proyecto de juego y él al principio no le gustó eso. Por ejemplo cuando las condiciones (del clima) eran adversas, los hacíamos entrenar en el comedor de Los Samanes para hacer algo y no perder el tiempo y un día tuvimos un encuentro y me dijo que él no estaba acostumbrado a entrenar en un comedor y entonces tuvimos un encontronazo. Después se convirtió en amigo nuestro y después entendió las cosas y mejoró sus condiciones. Yo la verdad no me porté bien en ese momento, le dije unas palabras muy duras y el me respondió.

¿Usted hincha de qué equipo es en Ecuador?

Yo soy socio de Emelec, con eso le digo todo.

¿Desde muy chico lo fue?

No, ahí era hincha de Barcelona, lloraba por Barcelona, pero después todo fue por afinidad con Emelec. Por ejemplo: jugué en Barcelona pero ahí no tuve amistades como si en Emelec, con dirigentes, hinchada, entonces tuve una relación de retribución y se me fue metiendo el equipo, hasta que un día me hice socio de Emelec, porque consideré que ese es mi club. Yo soy profesional independiente de que lo me guste, si mañana me dicen que vaya a un equipo que no es Emelec, iré. La gente piensa que uno va a hacer un trabajo distinto por ser de un equipo.

Tu comentario es muy importante, déjalo aquí abajo.