DIETA EN ÉPOCA DE CUARENTENA

0

Antes de enviar a los deportistas a sus casas para la cuarentena, sus equipos de trabajo definieron dos aspectos vitales: preparación física y alimentación. Esas serán las bases para retomar la práctica en el alto rendimiento, una vez que se supere la pandemia.

Para lo primero se armaron diferentes tablas de ejercicios en casa, con el objetivo de mantener la condición aeróbica.

Pero los expertos comprendieron que eso no sería suficiente. El trabajo en casa no es igual al de los campos de entrenamiento y por eso no se quemarán las mismas calorías. Además, el encierro genera ansiedad y provoca más hambre.

Y así, la conclusión fue que debía cambiarse la dieta, reduciendo los carbohidratos, dulces, frituras y demás cosas que sí eran permitidas en pequeñas cantidades cuando tenían entrenamientos normales.

El presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Medicina del Deporte, Andrés Arce; el médico de la selección nacional de fútbol, Patricio Maldonado; y el médico jefe de Liga de Quito, Juan Barriga, coincidieron en varios puntos sobre la alimentación en tiempo de encierro.

Además de las restricciones, lo principal es que se respeten los horarios para cada una de las comidas. Igual, no pasarse en las horas de sueño, ni descuidarse de los ejercicios.

“La alimentación en estos momentos no es solo trabajo del deportista. Es todo un equipo que armó lo mejor para cada caso, considerando los datos de los estudios realizados previamente”, explicó Arce.

Para él, se trata de evitar que el sistema inmunológico se debilite. “En el deportista de alto rendimiento se debilita el sistema con todo lo que está pasando y por eso es necesario consumir suplementos de vitamina D3”, dijo.

Maldonado considera que el control de la alimentación debe ser riguroso, ya que a menor actividad habrá tendencia a subir de peso.

En cada uno de los equipos existe un plan para esta emergencia. Por ejemplo, Barriga contó que en Liga de Quito cada jugador tiene una dieta muy detallada, que incluye el tipo de alimento y hasta el peso de cada porción. Por ejemplo, 300 gramos de carne. Controlan el peso de cada jugador y cambian la dieta cada semana, si es necesario.

Para él, será normal que suban un kilogramo durante este tiempo. Eso lo desquitarían sin problema en la primera semana de trabajo en canchas. Por ahora, tratan de evitar problemas más complejos en jugadores que tienen una mayor predisposición a engordar.





FUENTE: Expreso.ec


Leave A Reply

Your email address will not be published.

45 − = 37